Archivo mensual: marzo 2009

Lord Worldgate chez David de Jorge E.

Personas humanas de bien, parad lo que estéis faciendo que un importante hecho ha acaecido: Lord Worldgate ha debutado en Casa David de Jorge & Co., donde servidor también se honra de tener su ventanuca.

Mesié David de Jorge, le Comte d’Hondarribia et ses Marismes, le dedica estas elogiosas y bien merecidas palabras en esta nueva singladura:

O de las aventuras de un a-town-darra, Tristam Shandy de alegre figura y autor de “porquelodigoyo”.

Mesié Lord Worldgate es un artista lúcido, una gran mente, un genio que siente las dentelladas de la incomprensión en el mismísimo costal, me apuesto el dedo gordo del pie con su juanete. Bloguero por rebeldía, aristocrático jetas y voyeur de la vida, ácrata a media jornada, escribe con palabras alzadas y antiguas sobre invenciones culinarias y lugares en los que las gentes amanecen en el bosque, sobre campanas del alba. Refleja sus propios viajes y sus siglos y su ocio, con generosidad y admiración, fotografiando como un duque. ¿Qué más se puede pedir? Démosle la bienvenida a este blog de las pelotas

¿La crónica? Clam Chowder

¿Que la quieren leer? Pulsen aquí

¿Quieren seguir las andanzas y crónicas de estos aristócratas de la gastronomía? Pues nada, para eso está twitter, que ha cautivado tanto a Lord Worldgate como a David de Jorge E.

¡Bon appétit!

Fotografía: Sir Anthony Worldgate


Becarios y manifas

Grotesco. Lo que lleva pasando con la educación, en general, y con la universidad, en particular, desde el inicio de la democracia en España merece, como mínimo, el calificativo de grotesco. Dan ganas de vomitar. Y los primeros tontainas en caer son (somos) los becarios.

Todo el jaleo en torno Bolonia y los planes de reforma del sistema universitario no están sirviendo para abordar un debate en profundidad que nos llevase a analizar qué es lo que tenemos entre manos. Porque lo que tenemos entre manos es un monstruo que está generando diplomados y licenciados con una formación pésima y universidades que no aparecen en ningún ranking, ni siquiera en los que se elaboran en las comunidades de vecinos.

Y ahí seguimos contemplando la mierda. La Derecha como siempre paralizada y acobardada no vaya a ser que llos lamen fachas (¡no por Dios!), y la Izquierda copiando métodos fascistas de los años veinte, como muy bien señala Pepe García Dominguez. Vamos, lo de siempre.

Al final el esperpento redunda en que los hijos de gente con menos medios son los perjudicados. Hace siglos los pobres podían ascender en el escalafón social metiéndose a curas o engrosando las filas de los ejércitos. ¿Y hoy? No queriendo ser cura ni militar, nos hemos encargado, como sociedad, de dinamitar la única vía capaz de mejorar realmente las condiciones de vida y la generación de oportunidades futuras: la educación.

Me da pena ver a muchos becarios y gente humilde juntarse con mangarranes millonetis cuyo divertimento es ser vándalo o terrorista de postín en todo tipo de manifas. Y me da pena, porque he sido becario y sé que cuando finalice la manifa, y cada uno vuelva a su casa, el papá del Hipiji (de Pedralbes, las Rozas o Miraconcha) le pagará el máster y los idiomas (y hasta le enchufará en algún lugar), mientras que el otro (yo) no le podrá pedir nada a sus padres porque suficiente hacen con cuadrar las cuentas a fin de mes.

Las manifestaciones que los becarios deberíamos hacer, los siete días de la semana y durante todo el año, deberían ser para exigir un sistema universitario basado en el mérito y en una enseñanza excelente. Sin embargo, en vez de centrarnos en ese ideal de progreso basado en el esfuerzo basamos las manifas en que tenemos acné y somos superguays y molamos mazo.

Pero nada, becario, a ver si tus amigotes Hipijis de manifas te agencian un currelillo cuando las cosas vayan mal.