Archivo mensual: julio 2009

Aprendiz de economista

Uno de los grandes privilegios de trabajar con Juanjo Gibaja es que a menudo nos envía libros sobre cómo abordar las ciencias sociales y, en el caso de los doctorandos, referencias que nos ayuden a sobrellevar de la manera más eficiente posibke este periplo académico. Siempre es un placer hablar y debatir con él sobre las metodologías relacionadas con el estudio de la Economía.

Uno de los últimos envíos que nos ha hecho es Making Social Sciences More Scientific de Rein Taagepera, cuyo resumen reza de la siguiente manera:

“In his challenging new book Rein Taagepera argues that society needs more from social sciences than they have delivered. One reason for falling short is that social sciences have depended excessively on regression and other statistical approaches, neglecting logical model building. Science is not only about the empirical ‘What is?’ but also very much about the conceptual ‘How should it be on logical grounds?’ Statistical approaches are essentially descriptive, while quantitatively formulated logical models are predictive in an explanatory way. Making Social Sciences More Scientific contrasts the predominance of statistics in today’s social sciences and predominance of quantitatively predictive logical models in physics. It shows how to construct predictive models and gives social science examples. Making Social Sciences More Scientific is useful to students who wish to learn the basics of the scientific method and to all those researchers who look for ways to do better social science.”

Tengo mis dudas fundadas de si la solución a los problemas actuales de la Economía pueden venir del planteamiento que nos hace Rein Taagapera. Por plantear soluciones que no sea. De lo que no dudo es que las soluciones no van a venir de copiar de manera acrítica lo que hacen otras ciencias. Porque tras el abuso de las matemáticas, hoy imperante en el mundo académico y las publicaciones de postín, se esconde una debilidad intelectual de dimensiones difíciles de revertir. Eso, precisamente, es una postura anticientifista.

Esa cobardía intelectual ha derivado en un silencio pasmoso. No se debate o se hace muy poco, en reductos que no consiguen hacerse eco. Porque debatir se debate muy poco, así que las veces que nos ponemos a debatir la utilidad de tal o cual técnica emerge el debate de si lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien, con fundamento.

Más allá de cualquier debate sobre diferencias metodológicas, se ha perdido el más elemental de los alicientes para ser tomados en serio: la honradez. Fuera de ese escenario poco me importan esas disputas metodológicas sobre cómo habría que abordar la Economía. El hecho fundamental es que para convertirnos en una ciencia supuestamente respetada hemos cometido un error que destruye de raíz toda confianza en lo que hacemos, y no es otra cosa que copiar descaradamente lo que hacen otra ciencias.

Hemos conseguido dar “empaque” a la Economía con algo falso y llevamos en el empeño décadas.

Así la llevamos clara.

Crédito fotográfico: Sir Anthony Worldgate

Sigan el blog de Nacho Bueno

Me alegro de poder decirles que Nacho, amigo y co-fundador de DeliFunArt, ha dado el paso de convertirse en bloguer. El niño se llama Sígueme en 180 segundos, que me recuerda a uno de esos blogs que abrí en el Diario Vasco llamado En menos de 100 palabras.

Casualidades del Erasmus coincidimos en enero de 2006 en Londres y ya saben, comprar juntos sartenes, platos y tal une mucho. Lo mismo que une que yo preparase mis famosas tortillas de patatas y que él se las comiese. Lo mismo que une que nos liásemos con dos amigas que vivían en una casa inolvidable para nosotros. Lo mismo que une haber vivido mil y una aventuras, que entre otras cosas ha derivado en DeliFunArt, aventura en la que estamos Sir Anthony Worldgate, Nacho y el que escribe.

Nuestra misión consiste en salvar el mundo. Poco a poco lo estamos consiguiendo y ahora don Ignacio aportará un poco más de luz a este nuestro mundo.

Termino este post haciendo referencia a las anotaciones de mi Moleskine que dieron pie a retomar lo que hoy es DeliFunArt:

Apunto el 5 noviembre de 2007.

“El 22 de octubre Nacho lanza la idea. Ibertienda resurge. Me lo comenta al mediodiía (sin dar mucha pista) y lo define por la noche”

“Lo friki: viernes 1 de noviembre quedamos en Zaragoza Nacho y yo”

“Rresultado: Nos vimos las caras. Hay ilusión. Hay ganas de hacer cosas. Y nos pusimos “contentos” con las cervezas y los vinos. Vamos, que tratamos el tema del negocio con profusión, pero también nos dio tiempo a salir pedos o espirituosos de Zaragoza. ¡Siempre liándola”

A lo dicho, sumen el blog de Nacho a su RSS o al Google Reader. ¡Y síganle la pista por Twitter!

¡Bienvenido! ¡Estaremos al tanto!

Crédito fotográfico: Sir Anthony Worldgate

Ronald Reagan

En Washington, un 20 de enero de 1981.

Está todo dicho. Y todo sigue igual.

¿Qué seguimos haciendo mal?

Discurso inaugural de Ronald Reagan (en inglés).

Cosas bien hechas, por Sir Anthony Worldgate

Desde hace una buena temporada el tema de qué tiene éxito y qué no en la comunicación por internet suele ser bastante recurrente en las conversaciones con Sir Anthony Worldgate. Muy a menudo nos preguntamos cuáles pueden ser los factores que llevan una iniciativa o acción al éxito y/o al fracaso.

Misterios aparte, uno de los ejemplos que me gusta sacar a colación cuando hablo de un éxito que no sabemos de dónde demonios procede es el que está relacionado con el video “Cómo hacer un tiramisú”, con el que Sir Anthony Worldgate nos deleitó hace ya un tiempo. La cosa es que yo, al igual que Sir Anthony, comentábamos que el video era un éxito completo puesto que ya se  había visto unas cuatro mil y pico veces. Y cuál es mi sorpresa que cuando hace unos días volví a entrar al video en cuestión veo que las visitas superan las diecinueve mil visitas. Sí, sí, como lo leen: más de diecinueve mil visitas. Si descontamos las quinientas veces que he entrado a ver el video aún hay miles de visitas que no sabemos de dónde proceden.

Misterios de la naturelaza. Pero, como me parece que está bien hecho, me lo paso pipa volviéndolo a ver y, qué demonios, es mi blog y hago la rosca a quien quiero, pues les dejo aquí mismo el famoso video para que lo aupen por encima de las veinte mil visitas.

Prepárense para aprender y divertirse.

P.S.: Les ruego encarecidamente, no se pierdan los siguientes videos de Sir Anthony Worldgate:

Nota biográfica:

Andoni Munduathe de San Martín y Dorronsorro de Aia [Ataun, provincia de Jipuzkoa, 1.335] es Doctor en Ciencias Blogosféricas por la Université de L’Engagement Tryptique, en Orejilla del Sordete, y está considerado como uno de los mejores compositores de pasodobles de España, por piezas como “Ataun cañí”.

Andoni Munduate | blog twitterflickr

Crédito fotográfico por Chalo84 | blog twitter flickr

Berheads

Se avisa a la Humanidad de que una mujer terremoto llamada Berta Cabezas se le ha ocurrido salvar el mundo y está empeñada en levantar el país.  ¿Quién dijo crisis?  Mientras unos comenzamos por salvar el mundo desde el sector agroalimentaria, ella lo va a hacer desde la hostelería abriendo el bar Berheads.

Berheads está sito en C/Ferrer de Blanes nº 3 de Barcelona y os podéis pasar a partir de esta tarde estupenda de viernes a partir de las 19:00.

Evidentemente, lo de bar es una excusa para meterse en mil y un berenjenales del mundo audiovisual en el que ella trabaja. Así nos lo dice Berta:

“Berheads Barcelona Bar además de ser un local donde poder tomar unas copas o cocktails rodeados de buen ambiente y buena música, será un lugar especialmente dedicado a todo lo relacionado con el mundo audiovisual, ofreciendo así la posibilidad de exponer todo tipo de trabajos, ya sean profesionales o amateurs.

Berheads ofrece un espacio polifacético donde poder mostrar en público vuestras creaciones o seguir nuestra programación de eventos y poder disfrutar de ellos.

Berheads os da la posibilidad de organizar exposiciones fotográficas , proyecciones, presentaciones de proyectos, así como organizar fiestas o celebraciones.”

Pasen, hablen con la dueña y echen un trago de lo que sea, porque en Barcelona, sus sedientas bocas lo agradecerán. Ah, y digan que van de parte del Conde de la Maza.

¡Mucha suerte en esta andadura, Berta!

Berheads  Facebook Twitter

Diez consejos para la vida, por Jesús Huerta de Soto

Me entero por Lady Eva Peña de este breve discurso del grandísimo economista español, Jesús Huerta de Soto, ofrecido a los alumnos de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala) el día de la graduación, en donde brinda diez consejos para guiarse en esta vida.

Me parece que siempre viene bien recordar ciertas cosas que son tan simples, que las olvidamos.

Va dedicado a todos aquellos que acaban de cerrar la etapa universitaria.

Que lo aprovechen.

Jesús Huerta de Soto  |  Link

Agricultura: señales distorsionadas

Algo va muy mal en el mundo agropecuario, y desde hace mucho tiempo, para que habiendo una diferencia escandalosa entre los precios de origen  pagados a los productores y los finales de la gran mayoría de productos (véanse las tablas de precios que publica Mercasa), los empresarios (grandes y pequeños) no reaccionen para aumentar sus beneficios y opten por estar quejándose todo el santo día. Está claro que el sistema de incentivos se ha distorsionado de manera radical.

Si los márgenes son tan grandes entre el precio de origen y mercado, ¿por qué los empresarios y agricultores no generan vías (¡que ya existen!) para aumentar sus beneficios? Si los empresarios y agricultores pequeños se quejan de la “explotación” de las grandes cadenas de distribución, ¿por qué no se agrupan en asociaciones que de verdad luchen por sus intereses? Si la diferencia entre los productos industriales y los artesanales/ecológicos es obvia, ¿por qué los empresarios/agricultores no hacen el esfuerzo de explicar claramente las diferencias? Si los productos artesanales son de mayor calidad que los industriales, ¿por qué los precios de muchos productos artesanales están cayendo en picado y están por debajo del precio de los industriales? En definitiva, ¿por qué en vez de trabajar por producir el mejor producto y venderlo como se merece la gran mayoría del sector se dedica a llorar, o ¿por qué pudiendo hacer las cosas bien se hacen rematadamente mal?

La inyección de morfina en forma de subvenciones proporcionada por la intervención del Estado (desde la UE hasta los ayuntamientos) ha sido tan elevada en las últimas décadas que las señales que guían a un mercado más o menos dinámico no existen en la actualidad. Tal hecho ha provocado semejante cambio en las actitudes de los empresarios, consumidores y Administración, que la situación es difícil, aunque no imposible, de revertir. Sin embargo debemos advertir que el cambio no se ha dado de la noche a la mañana, sino que ha sido un proceso muy largo, constante y consciente. La lógica cartesiana ha funcionado con consecuencias devastadoras.

En puridad, el tema agrícola es como para que, como consumidores, no echásemos a las calles, porque representando menos del 4% del PIB de la UE, el 40% de los fondos europeos van destinados al sector. Con el dinero de todos los contribuyentes estamos consiguiendo generar una situación de locos, pues no sólo subvencionamos un sector que en su mayoría es muy poco competitivo sino que esas políticas encarecen los precios que pagamos como consumidores. Es más, ese proteccionismo está lastrando el desarrollo de buena parte de los países en vías de desarrollo, por el simple hecho de las trabas con las que sancionamos sus exportaciones. Y, para rematar la locura intervencionista, como la producción excede por mucho la demanda, dedicamos más subvenciones aún para la exportación de nuestros alimentos a los países en vías de desarrollo, hundiendo (más aún) los precios de sus productos ¡en los mercados de origen! ¡Y lo peor es que lo que les cuento no es un chiste!

Frente a esa inercia de muerte y parasitarismo, de ganas de chupar del bote, siempre se encuentran empresarios, agricultores e incluso funcionarios que de verdad creen en un sector que puede y debe ser competitivo, que pretenden generar actividades que creen riqueza y que no necesiten de ayudas que distorsionen la realidad. Utilizar el sentido común para decir “Creo que este mercado me ofrece oportunidades  de ganancia futuras, luego invierto” se ha convertido en el más contraproducente de los sentidos. Puesto que quien hace bien las cosas es mirado con recelo no sólo por los competidores, sino por todo el mundo: supone un peligro.

La constante intervención pública ha conseguido que un sector que nos aporta el sustento básico (si no comemos vamos caminito de Jerez) sea el más asistido y el que tiene menos visos de ser considerado competitivo; y en donde el miedo a las cosas bien hechas se ha convertido en el pan de cada día. Chupar del bote, y cuanto más mejor, es lo que mandan los cánones de la tribu. Tenemos un enfermo comatoso y las señales que nos han de llevar a ser optimistas son muy débiles. Mientras tanto, me pregunto durante cuánto tiempo se seguirán quejando los agricultores/ganaderos/pescadores de la constante y perpetua bajada de precios. Es la historia de nunca acabar.

Crédito fotográfico  |  Sir Anthony Worldgate