Aprendiz de economista

Uno de los grandes privilegios de trabajar con Juanjo Gibaja es que a menudo nos envía libros sobre cómo abordar las ciencias sociales y, en el caso de los doctorandos, referencias que nos ayuden a sobrellevar de la manera más eficiente posibke este periplo académico. Siempre es un placer hablar y debatir con él sobre las metodologías relacionadas con el estudio de la Economía.

Uno de los últimos envíos que nos ha hecho es Making Social Sciences More Scientific de Rein Taagepera, cuyo resumen reza de la siguiente manera:

“In his challenging new book Rein Taagepera argues that society needs more from social sciences than they have delivered. One reason for falling short is that social sciences have depended excessively on regression and other statistical approaches, neglecting logical model building. Science is not only about the empirical ‘What is?’ but also very much about the conceptual ‘How should it be on logical grounds?’ Statistical approaches are essentially descriptive, while quantitatively formulated logical models are predictive in an explanatory way. Making Social Sciences More Scientific contrasts the predominance of statistics in today’s social sciences and predominance of quantitatively predictive logical models in physics. It shows how to construct predictive models and gives social science examples. Making Social Sciences More Scientific is useful to students who wish to learn the basics of the scientific method and to all those researchers who look for ways to do better social science.”

Tengo mis dudas fundadas de si la solución a los problemas actuales de la Economía pueden venir del planteamiento que nos hace Rein Taagapera. Por plantear soluciones que no sea. De lo que no dudo es que las soluciones no van a venir de copiar de manera acrítica lo que hacen otras ciencias. Porque tras el abuso de las matemáticas, hoy imperante en el mundo académico y las publicaciones de postín, se esconde una debilidad intelectual de dimensiones difíciles de revertir. Eso, precisamente, es una postura anticientifista.

Esa cobardía intelectual ha derivado en un silencio pasmoso. No se debate o se hace muy poco, en reductos que no consiguen hacerse eco. Porque debatir se debate muy poco, así que las veces que nos ponemos a debatir la utilidad de tal o cual técnica emerge el debate de si lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien, con fundamento.

Más allá de cualquier debate sobre diferencias metodológicas, se ha perdido el más elemental de los alicientes para ser tomados en serio: la honradez. Fuera de ese escenario poco me importan esas disputas metodológicas sobre cómo habría que abordar la Economía. El hecho fundamental es que para convertirnos en una ciencia supuestamente respetada hemos cometido un error que destruye de raíz toda confianza en lo que hacemos, y no es otra cosa que copiar descaradamente lo que hacen otra ciencias.

Hemos conseguido dar “empaque” a la Economía con algo falso y llevamos en el empeño décadas.

Así la llevamos clara.

Crédito fotográfico: Sir Anthony Worldgate

2 Respuestas a “Aprendiz de economista

  1. tomar una vista científica no está del todo mal, el problema de eso es perder de vista que no se trata con cosas sino con personas (ojalá la vida fuera tan sencilla como las matemáticas, ellas nunca mienten)

  2. Pingback: La tragedia…de la “ciencia” económica « Un liberal espirituoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s