Platino iridiado

Pepiño, el cátedro.

Pepiño, el cátedro.

Tengo encima del  escritorio los artículos que estoy leyendo para incorporarlos a la tesis. La televisión de fondo. Aparece Pepiño Blanco en escena y Sussana Griso comienza a disparar, o algo que se le parece. Temas: los pescadores vascos secuestrados en el Índico, las encuestas que dan ventaja al PP y la política económica del Gobierno. Nada nuevo, cabreos de siempre. En la oratoria de Pepiño se atisba todo un hombre de Estado. No duda ni un momento aunque mezcla concetos. Ella, Sussana, sigue con sus agudas preguntas y ante el tema de la mejora del PP, Pepiño reacciona dando un giro perfecto que incluso deja mal al PP.

Ni se inmuta. Ella tampoco. Da igual que estemos por encima de los cuatro millones de parados, que se retire el apoyo a la investigación básica y que la destrucción de empleo se desconocida. En boca del ciudadano uropeo Pepiño nuestra situación es casi idílica y los del geveinte esperan nuestras reacciones. Y el público silente. Diría que en el redil abunda la raza assaf.

Presentadora, público y sociedad, todos, callados y bien callados. Un amigo me comenta que en Columbia están tramitando el papeleo para nombrar catedrático plenipotenciario a Pepiño. Ahí es nada.

Y yo me pregunto ¿y para qué hostias hago un tesis doctoral y monto una empresa?

Que pasen un buen día.

Una respuesta a “Platino iridiado

  1. Pingback: Humo de Euskadi « Un liberal espirituoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s