El humo de Euskadi

Quisiera saber si hay, en esta nuestra querida España, un lugar más abocado al chiringuito que las provincias vascongadas. Las estadísticas oficiales del Tribunal de Cuentas avalan que nuestro entramado de empresas públicas, semipublicas, fundaciones, asociaciones y un largo etcétera es el más numeroso en términos cuantitativos, y yo me aventuro a decir que cualitativo también. Vamos, de hecho estoy convencido de que en Euskal Heimat hemos inventado infinidad de figuras societales que, por una cosa u otra, conocemos como chiringuito.

Escribo esto hoy por un par de tuits que he leído. No me han cabreado. Sólo pienso que son reflejo de nuestra podrida sociedad. Entre que uno es economista y por otro está metido en un sector como el gastronómico-alimentario, que es significativamente mafioso y tendente a las facciones, los asqueamientos o sorpresas ya no son tal, sino que se convierten en un “estaba cantado” o “éste es más falso que Judas”.

Yo es que oigo hablar de innovación, turismo y gastronomía en Euskadi y me dan ganas de movitar. No sé a qué se refieren. Escucho frases huecas, personajes sin fuste para decir nada, lugares comunes. La pompa con glamour cero. La vagancia impera, eso queda claro. Y que la gente tiene cara de platino iridiado también, como José Blanco. Pienso, “cabrón, si hace dos días estabas despotricando contra éste”.

Creo que la mayor innovación son las hostias. Las psicológicas más que las físicas. Las que aprendes de la puñalada posterior a las risas y los conchabeos constantes. Esa palmadita en la espalda que es heraldo de la traición fulgurante. En DeliFunArt, don Andoni y servidor, somos gilipollas; es una cosa sobre la que hemos disertado durante mucho tiempo.  ¿O quizás inocentes? Cada vez menos. Estamos aprendiendo, estamos innovando a base de esas hostias, ideas presentadas y copiadas. De estos casi dos años de andadura uno sale reforzado y convencido de que “liberal sí, pero gilipollas no”. Nada, que seguiremos en nuestras batallas y que harrieros somos y en el camino nos encontraremos.

La afoto es de NGC104

4 Respuestas a “El humo de Euskadi

  1. Pingback: El hum de Euskadi

  2. Pues mira. Una de las tendencias es la “autoventa”. Implica el conocimiento del mercado y la ausencia de escrúpulos. También la caradura suficiente como para no poner límites a “empresas” de regular valor o eficacia pero sí de pingües beneficios.
    Euskadi y toooooodas las comunidades tienen estas cosas. Aunque las que más me emocionan son las creadas ad hoc sin mayor sentido que desmembrar un núcleo para que el de turno curre menos ya que considera que esto es más eficaz. No sé si me explico. Chiringuitos donde hacer el egipcio, vamos.

  3. Pingback: ¿Empresas públicas sí o no? » Cyber Euskadi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s